La criptografía es una necesidad derivada de realizar comunicaciones por escrito (en su origen)creada para preservar la privacidad de la información que se transmite, garantizando que una persona que no esté autorizada no pueda leer el contenido del mensaje.

En la historia hemos tenido multitud de ejemplos de formas de encriptar mensajes como los métodos espartanos de hace 2.500 años, el cifrado de Polybios (de los griegos) o el cifrador del César (de los romanos), y sin olvidarnos de la máquina de encriptación más famosa de la historia: la máquina Enigma.

La escítala espartana (siglo V a. C.)

Escítala - historia de la criptografía

Los primeros mensajes cifrados que conocemos datan del siglo V antes de Cristo, de procedencia espartana, que ponían en práctica un método simple y rudimentario que consistía en coger una vara (llamada escítala), se le enroscaba una cinta de cuero o papiro y posteriormente se escribía de forma longitudinal (como en la imagen).

Y por último se desenrollaba la cinta, con un puñado de letras sin sentido y se mandaba a través del seur mensajero de turno al trote.
Supuestamente solo se podía desencriptar la información con una vara del mismo diámetro que la original sobre la que se escribió (obviamente si te pones a intentar cuadrar las letras acabas sacando algo en claro, pero en la época no se sabía demasiado leer, tampoco el idioma origen y mucho menos tenían la cultura general necesaria para pensar que la información estaba encriptada).

El cifrador de Polybios (siglo II a. C.)

Este sistema es el primer cifrado por sustitución de caracteres. Se atribuye la invención a el historiador griego Polybios y el sistema de cifrado consiste en sustituir un carácter por el numero o letra de una columna o fila (como si jugásemos al hundir la flota).

Polybios - historia de la criptografía

El cifrador del César (siglo I a. C.)

Los romanos hace 2100 años idearon su propio sistema de enscriptación (a la altura de los anteriores) que consistía en sustituir cada letra por otro que es el resultado de desplazar tres posiciones hacia la derecha desde el carácter origen en el abecedario (con la imagen de abajo se entenderá a la perfección).

Cifrado del César - Historia de la criptografía

Esta técnica se podría mejorar cambiando el abecedario “desplazado” por uno aleatorio, por ejemplo, pero el método en principio es desplazando tres caracteres a la derecha (y para desencriptarlo hacerlo al contrario, a la izquierda).

Anuncios