La Tabla SUMERIA de hace 5000 MIL AÑOS Resulta ser un Mapa Estelar

Tableta Circular de piedra de fundición, de 140 mm de diámetro (aproximadamente 5.5 pulgadas), pálido ocre terracota, con el negro de madera soporte de exhibición del museo y la descripción de pergamino.

Reproducción de una arcaica mapa estelar o  ”planisferio ” sumeria recuperado del 650 aC de la biblioteca subterránea del rey Asurbanipal en Nínive , Iraq en el siglo 19.

Inicialmente se pensaba que era una tableta asiria, pero un análisis informático ha emparejado con el cielo por encima de Mesopotamia en el año 3300 aC y demuestra que es de origen sumerio mucho más antiguo.

La tableta es un ”Astrolabio “, el instrumento astronómico más antiguo conocido . Se trata de un mapa de las estrellas segmentado, en forma de disco con las unidades marcadas de medida del ángulo inscrito sobre la llanta. Desafortunadamente partes considerables del planisferio de esta tableta faltan aproximadamente 40 % , el daño que data del saqueo de Nínive.

El reverso de la tableta no está inscrito. Aún está en estudio por los eruditos modernos, el planisferio proporciona pruebas extraordinarias para la existencia de la astronomía sumeria… y un muy sofisticado conocimiento astronómico. ANTECEDENTES: La tableta representa un círculo dividido por líneas radiales en ocho sectores iguales.

Las líneas que irradian desde el centro definen ocho sectores estelares de 45 grados cada uno. Figuras de estrellas se encuentran en seis de estos sectores.

“Los nombres de Dios” se utilizan para indicar Orión y la Vía Láctea , además de los nombres de las estrellas y constelaciones conocidas por los sumerios. Los ocho sectores incluyen constelaciones representadas además de estar escrito, junto con los nombres de las estrellas y sus símbolos concomitantes.

Las secciones intactas muestran texto cuneiforme de nombres particulares las estrellas y constelaciones, así como los puntos y diagramas, como flechas, triángulos, líneas de intersección y de una elipse, que comprenden dibujos esquemáticos de seis estrellas y constelaciones.

Las constelaciones representadas en cada sector se dibujan como puntos que representan estrellas, conectados por líneas.

Figuras de las constelaciones son identificables en los seis sectores en buen estado. Las estrellas y las constelaciones que se muestran son identificados como:

1 Piscis, 2 no se identifica, 3 Sirius, Flecha 4 Pegaso y Andrómeda Campo y Plough 5 no se identifica, 6 Pleiades, 7 Géminis 8 Hydra , Corvus y Virgo.

Así, el mapa de las estrellas circular divide el cielo nocturno en ocho sectores e ilustra las constelaciones más prominentes y su dirección de movimiento.

En 2008 dos autores, Alan Bond y Mark Hempsell publicaron un libro sobre la tableta llamada” Una Observación Sumeria del evento de impacto los Köfels

 *
************
*

Los mundos que un día soñamos

Recorriendo con la imaginación los ahora más conocidos paisajes de Plutón y Caronte.

El encuentro de la New Horizons con estos enigmáticos mundos, tan largamente soñado, ya es historia, y mientras esperamos la lenta descarga de los 50 GB de datos e imágenes acumulados durante esas frenéticas horas, de los cuales apenas se dispone ya del 5% del total, lo que ya hemos podido ver es suficiente para darnos cuenta que estamos ante algo diferente, que lejos de ser lugares previsibles, no han dejado de sorprendernos desde el mismo momento en que dejaron de ser simples puntos de luz, y que por mucho que podamos ver, siempre será una pequeña parte de lo que nos esconde.

Durante décadas volamos hasta el con la imaginación, intentando, a partir de lo poco que sabíamos, dar forma a un mundo que realmente solo podíamos ver como una mancha difusa. En eso se parece mucho a lo ocurrido con Marte antes de la exploración, aunque en esta ocasión, quizás por la distancia y por ser conscientes de su pequeño tamaño y su lejanía del Sol, no hasta el punto de soñar con imaginarias civilizaciones extraterrestres, que tanto afecto, y sigue afectando, a la visión que no poca gente tiene del planeta rojo.

El encuentro del 14 de Julio cambió eso para siempre, marcando un antes y un después en la exploración interplanetaria, como lo fue la Mariner4, la primera sonda que visitó Marte, pero estamos lejos de conocer Plutón y su enorme compañero en profundidad. Hemos arañado la superficie, un avance increíble viniendo de donde venimos, pero su exploración real, y aquí los paralelismos con Marte se terminan, seguramente quedará en mano de generaciones de un futuro muy lejano. Solo podemos imaginar, como en su momento hicimos sobre su aspecto global, lo que verán aquellos que pongan los pies en sus llanuras llena de materia orgánica, sus empinadas montañas de hielo y su joven corazón tan liso como misteriosamente joven.

Y nada inspira más a un artista, a aquellos que, a diferencia de muchos de nosotros, saben trasladar al mundo real aquello que su fantasía es capaz de dar forma. Y Plutón, a partir de las imágenes de la New Horizons, es un lienzo en blanco, donde, una vez borrado todo aquellos que creíamos saber, estamos pintando de nuevo. Vayámonos de viaje por los nuevos mundos ahora explorados, aquellos con los que un día soñamos, y con los cuales, en el fondo, nunca dejaremos de soñar.

El extraño “corazón” de Plutón, Sputnik Planum, donde a la ausencia de cráteres, que indicaría su juventud geológica, se le añaden las evidencias de que el hielo de Nitrógeno se desplaza, como los glaciares de la Tierra, cubriendo en terreno más antiguo. Cual es su origen, que lo alimenta y hace que permanezca en movimiento siguen siendo un misterio que quizá deberá esperar mucho tiempo, pero podemos imaginarnos andando por sus limites, observando como las fracturas y manchas se pierden en el horizonte.

Uno de los indicios de movimiento es este cráter, aparentemente llenado por el avance de los hielos. Un curioso lugar para visitar.

Otro lugar destacable, dejando de lado a Sputnik Planum, auténtica estrella mediática, es lo que parece un cráter solitario con el fondo cubierto de hielo, quizás incluso lleno en parte.

No podía faltar una visita a uno de los elementos más extraños dentro de un mundo todo el extraño, las altas y jóvenes montañas (Hillary Montes), posiblemente de hielo de agua, que se elevan en pleno corazón de Plutón, y cuyos mecanismos de formación, al no estar ligadas a ningún resto de cuenca de impacto, desconcierta a los científicos.

Fuente: Los Viajeros Estelares
 *
************
*
ASTRONOMÍA DE LOS SUMERIOS
*

Los sumerios, así como los mayas y los egipcios, eran grandes observadores del cielo. La regularidad del movimiento estelar era algo que todos registraban con respeto divino y estudiaban con curiosidad. Sin embargo, la formulación de teorías astronómicas sería algo propio de la ciencia moderna, a pesar de algunas excepciones. En general, la observación de los astros adquiría matices religiosos, o a veces sus anotaciones servían para la temporalización de la vida cotidiana.

Por eso no es de extrañar que los pueblos antiguos registraran muy bien los movimientos de objetos celestes como Júpiter o la Luna, pero que no desarrollaran la idea de que existían planetas rotando alrededor del Sol. Sólo observaban y usaban su sentido común, el cual les hablaba de una Tierra quieta, por cuyo cielo desfilaban estrellas de origen desconocido. Sin embargo, grabados en piedra que han sido encontrados nos dicen de una forma sorprendente que los sumerios conocían muy bien la rotación de planetas a través de sus órbitas al rededor del Sol.

 

Anuncios